Seiko Prospex, el desembarco en Argentina

Una edición limitada de alta gama y tecnología

En su paso por la última edición de Baires Joya, el Presidente de Seiko para Latinoamérica, Mitsuru Suda, encabezó el lanzamiento en el país del reloj automático Prospex, una pieza creada para los amantes del buceo y la profundidad marina.

Se trata de una edición limitada de solo 2000 ejemplares para todo el mundo, que rinde homenaje al primer reloj de buceo de la marca, fabricado en 1965, cuando los relojes con altos niveles de resistencia al agua no eran muy comunes. Aquel primer ejemplar incorporaba un calibre automático, era resistente al agua hasta 150 metros de profundidad, y fue diseñado para tener la máxima fiabilidad y legibilidad en las condiciones más severas que podía presentar la Expedición Japonesa de Investigación de la Antártida, de 1966 a 1969.  

Como parte de las novedades que la marca presenta en el país, en cada edición de Baires Joya, Seiko propone, en esta oportunidad, una pieza definida como la reinterpretación contemporánea de ese modelo de 1965, en un reloj completamente actualizado en sus funciones, que mantiene el diseño e incorpora materiales adaptados a las necesidades actuales del buceador.

La versión original pertenece a una época en la que las ayudas para la navegación eran rudimentarias, y resultaba vital disponer de un reloj preciso que pudiera utilizarse en observaciones astronómicas, en las regiones polares. El reloj de buceo de Seiko demostró estar a la altura del desafío, con un buen desempeño en cada expedición.

Con los años, el buceo recreativo creció en popularidad, y el reloj encontró el fervor de un público cada vez más amplio, poniendo a Seiko en un camino de permanente desarrollo en relojes de buceo duraderos, precisos y seguros, que ha continuado hasta el día de hoy.

Fiel a ese primer reloj de buceo, esta edición limitada, creada por Nobuhiro Kosugi, respetó el modelo original, como lo atestiguan los marcadores horarios 3D que se alzan en alto relieve y, sin embargo, son parte integral de la esfera misma, además del punto luminoso a las doce, el perfil delgado de la caja y el bisel estrecho.

Cumpliendo con los estrictos estándares que la marca impone para los relojes de buceo, el nuevo Prospex con caja de acero inoxidable de extrema dureza, incorpora el calibre 8L35, y cuenta con una reserva de marcha de 50 horas, y manecillas más anchas que llevan Lumibrite de larga duración, para ser fácilmente legibles, incluso en aguas oscuras. Resistente hasta los 200 metros de profundidad, lleva cristal de zafiro para una mayor resistencia y durabilidad, con revestimiento antirreflectante. Se ajusta perfectamente a la muñeca y el perfil lateral de la caja, pulido mediante la técnica Zaratsu, agrega un toque contemporáneo de refinamiento. Su correa de silicona de estilo acordeón, combina la alta durabilidad y la comodidad que busca Seiko en cada una de sus piezas. Este tipo de correa fue inventado por la marca, en 1975, como una solución al problema de la expansión y contracción de la muñeca de un buceador a diferentes profundidades.

 

El camino hacia la perfección

La reputación de la que hoy goza Seiko como líder en relojes para buceadores, es el resultado directo de una larga tradición de innovación que se remonta a más de 50 años, tiempo en el que ha sido responsable de crear muchas de las características que en la actualidad son abiertamente aceptadas como normas en la industria relojera. De hecho, las normas ISO se han basado, en parte, en las características de los relojes de buceo de Seiko.

Invensiones como la correa estilo acordeón, el uso de titanio como material de la caja, y las manecillas extra anchas, han ayudado a definir las expectativas del mundo frente a un reloj de buceo.

Deja un comentario