Palais de Tokio: aire fresco en place du Trocadéro

Solo a veces se puede afirmar una perfecta coincidencia entre la simpatía emocional y el respeto intelectual, el Palais de Tokio, es un afortunado ejemplo / Carlos alvarez Insua

 Efervescencia

De tantas visitas a lo largo de más de 10 años al Palais de Tokyo recuerdo un mural que inscribe 3 palabras para definir este espacio: “Efervescence”- “Audace”- “Pioner”.

balloons: Le Palais de Tokio

balloons: Le Palais de Tokio

palais_tokyo_select_lv_11h45_bd-15 20080417-001958-z956

Le Palais de Tokio

Le Palais de Tokio

Aquí, mientras anoto estas líneas acerca del Palais de Tokyo y viajo por su web, advierto que en 2016 aquellas consignas prosiguen. Acaso la que más me sorprende es Efervescencia, pues en este caso refiere a un territorios relevante del arte contemporáneo emergente, y no a un champagne o a un vino espumante, tampoco a una discoteca trendy ni a una tarde en el Apple Store de Meatpacking; al contrario, efervescente es en este uso, la palabra que cita a uno de los proyectos culturales más serios que estado alguno haya ensayado en el tercer milenio. Lo que sí sucede es que el Palais de Tokyo ,año tras año, nos marea como la bebida y agita desde la sorpresa, acaso ese es verdadero sentido de la efervescencia, y la raíz de la embriaguez.

Palais de Tokio

notre ADN

Audacia

Y en cuanto a la Audacia, esta es indiscutible por su decisión por apostar a la emergencia define una escena hétéroclite que escapa a la definición con que la palabra emergencia es utilizada por el marchand. Año tras año he asistido a exposiciones de artistas jovencísimos que rompían parámetros de buen gusto, étnicos e, incluso, de la nueva dictadura de lo políticamente correcto.

Pionero

Por último el carácter de pioneros es central, ya que el Palais de Tokyo no es un museo sino un territorio que desde 2002 genera muestras, eventos, comida japonesa, baile, sin poseer obra, o colección propia. Siempre cambia. Nadie puede discutir, por mencionar lo que queda aquí cerca, que el Malba genera una o dos veces al año- el último caso fue la muestra de Yoko Ono- eventos que conectan el arte más o menos bueno con públicos no iniciados, provocando colas singulares que un poco parecen las de un estadio donde se jugará un partido de fútbol o ejecutará un concierto de rock. Pero nada tiene que ver con el Palais, pues la colección propia del museo lo transforma en museo, inhibiendo en cierto modo, su actualidad y exigiendo una interesante dinámica contradictoria pues, un museo de arte latinoamericano, obtiene sus éxitos en el imaginario popular con Andy Warhol, Yayoi y sus círculos de colores y la referida Yoko; todo lo contrario al Palais donde, al no haber nada propio, la alter-modernidad marca el ritmo de lugares, relatos y experiencias novedosos . El lugar es espléndido, un gran pabellón del Palais del Museé D Art Moderne inaugurado en 1937. Es el 13 de avenida President Wilson en el 16 cerca de la Place de Trocadéro. La calle que lo separa del Sena es la Avenue Nueva York, que hasta el año 18 del siglo pasado fue Quai de Vylle, y que desde ese año hasta 1945, Avenue de Tokyo.

Palais de Tokio

Le pavillon

Desde 2002 en el Pabellon

 

La propuesta actual nació en el 2002 como un espacio dedicado al arte emergente que produce sus propias muestras sin – como se ha referido- colecciones propias. Su Director ha sido el cineasta, artista y crítico Angel Lesia . El palacio desarrolla una enciclopedia del arte contemporáneo llamada ” De los Cantos Tiroleses a la Física Cuántica”. Hay 5 volúmenes entre 2007 y 2011. No deben omitirse los nombres de Mark-Oliver Wahler, Nicolas Bernard y Jerome Sans. Hoy Jean de Loisy es su presidente.

JEAN DE LOISY

JEAN DE LOISY – L’ART LA DERNIÈRE GRANDE

Cuando este número esté en sus manos quizás todavía pueda llegar a alguna de las exposiciones que ofrece el Palais: de junio a septiembre: ,Dineo Sesheé, Mika Rottenberg, Margarite Humeau, Michel Houellebecq, David Ryan & Jerome Joy;Y lo que permanece en constante movimiento desde 2012: Toutes les Oeuvres in situ; Lasco Project ( Artes Hispanas).

 

 

Dineo Sesheé.

Dineo Sesheé.

 

Mika Rottenberg

Mika Rottenberg

 

 

;

 

Por otro lado el Palais de Tokyo genera eventos interactivos que no solo llevan al espectador al pabellón, sino que también lo sacan. Entre otros, Relais de Champ Social, una actividad que permite, entre otras acciones, la visita a ateliers para grupos de 30 personas.

 

Oh, such a perfect day

 

Palais de Tokyo ofrece al viajero o al parisino es un gran día pues allí también se come. En él está el sofisticado bar de cocina moderna japonesa La Tokyo Eat ( 0147200009) y Monsieur Blue, un muy simpático lugar de cocina simple cuyo valor medio está entre 35 y 50 euros, abre desde el mediodía hasta las 2 de la madrugada (041209047).

Otro lugar notable del Palais es el Yoyo Club donde pasa de todo: desfiles de moda, convenciones, inesperadas y salvajes fiestas underground o noches de música electrónica.

Yoyo Club

Yoyo Club

 

El Palais de Tokyo es también una operación política sobre la sociedad parisina ya que a pesar de estar ubicado en el aristocrático 16, su actividad convoca la emergencia de toda la ciudad desde Bellville a Le Marais, desde Bastille a Montmatre, desde canal Saint-Martin a L’Ourcq . En definitiva todos los efervescentes de París 2, 5 o 20 veces deben ir al Palais de Tokyo; también los cool de la fashion week, los bobo y la gente bien del Trocadero.

 

 

Deja un comentario