Conocé el único restaurante africano de la ciudad

El buen sabor, en Villa Crespo, abrió de la mano de un ex jugador de fútbol de Camerún enamorado de Buenos Aires.

Si bien hablar de gastronomía africana es demasiado general, Maxime Tankouo sabe que tiene el monopolio de la comida de la región central de África en Buenos Aires. Este ex jugador de fútbol, que compitió en las inferiores del equipo de primera de Camerún, estuvo de tránsito unos días en Argentina en 2001 y quedó fascinado con el país.

“Es una ciudad mágica, una vez que entrás es difícil salir”, dice Maxime, quien declara que lo que más le gustó de Buenos Aires fue la noche y las chicas. “Los argentinos siempre están dispuestos a darte una mano”, agrega.

Al año siguiente, Maxime regresó a la ciudad dispuesto a recorrerla en profundidad: “Se me fue pasando el tiempo y un día me di cuenta de que estaba hacía siete meses en el país  y ya era tarde para regresar”. En ese momento, decidió abrir un locutorio en Palermo con el que no le fue del todo bien.

El hecho es que Maxime se había hecho muchos amigos en Buenos Aires que iban seguido a comer a su casa. Él solía preparar las recetas africanas que conocía gracias su familia. Un día, se le ocurrió que podía abrir un restaurante. Así, en 2008, nació El buen sabor, un pequeño local ubicado en Villa Crespo. “Es una cocina única, que no se puede encontrar en ningún lado”, dice orgulloso su dueño. Maxime pertenece a la etnia Bamileke de Camerún y aprendió a cocinar de pequeño.

“La forma de cocinar es diferente”, cuenta Maxime. “Los platos son de larga cocción y llevan muchas especias como apio, puerro y perejil. También se usa el maní, los plátanos, la mandioca, el arroz y el cous cous”, dice con un marcado acento francés. Entre los platos sugeridos, se puede empezar con una ensalada de palta (con cebolla, tomate y huevo) con una salsa a base de mayonesa y mostaza. También hay unas alitas de pollo bien doradas con el toque distintivo del condimento.

Como plato principal, Maxime recomienda el frito de porotos colorados con carne vacuna o pollo, el pescado a la parrilla con plátanos al vapor o la salsa de maní con pescado. Además, se puede pedir guiso de plátano con chivo (un plato de honor africano que se prepara para recibir al jefe de la tribu) o bobotie (un pastel de carne con especias, almendras y pasas).

Para tomar, lo más típico en Camerún es el vino de palmera, que se obtiene desde el tronco de la planta y se fermenta con los días. De cualquier forma, para probar esta bebida hace falta viajar a África. El buen sabor sólo tiene para ofrecer el licor Amarula. De postre, como en África se come mucha fruta, se puede pedir una ensalada de papaya, mango, sandía y ananá. Para los más golosos, también hay koeksister, una masa dulce trenzada a base de azúcar.

“Todos los platos son aptos para celíacos”, aclara Maxime, quien está en pareja con una argentina y tiene dos hijos. Este africano, fanático de Boca, parece haber encontrado su lugar en el mundo: “La vida acá es feliz y estoy contento de haber venido”.

(*) Redactora de Perfil.com

El buen sabor. Camargo 296. Abierto de martes a domingos de 20 a 2am. Sábados y domingos también abierto de 12 a 16. Reservas: 4854-8800.

El guiso de plátano con chivo es un plato de honor en Camerún. Foto: Eduardo Giménez.

El guiso de plátano con chivo es un plato de honor en Camerún. Foto: Eduardo Giménez.

El restaurante es pionero como oferta gastronómica africana en Buenos Aires desde el 2008.

La carta ofrece una variedad de platos tradicionales que se consumen generalmente en Camerún y en el resto de los países africanos del centro y sur.

La cocina africana se caracteriza por largas cocciones, sus innumerables condimentos y la abundancia en sus porciones.

Los platos no contienen conservantes ni harinas (excepto las guarniciones de polenta y sémola). El picante se sirve aparte.

Hay opciones vegetarianas, veganas, sin sal y platos aptos para celíacos.

http://www.elbuensaborafricano.com.ar/

Deja un comentario